VitaD3 5000UI - MUNDO NATURAL

VitaD3® SoftGel 5000UI – 120 cápsulas líquidas

Vita D3® de Mundo natural, es un complemento alimenticio a base de Vitamina D3 a una concentración de 5000 UI por cápsula líquida. 

Más detalles

8437011627292

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

24,90 € -5% 23,66 € En descuento ¡En descuento!

» Añadir a mi lista de deseos

La Vitamina D, es una de las vitaminas liposolubles con menor presencia en los alimentos naturales. En su mayoría (aproximadamente entre el 80 y el 90%) se obtiene de la producción o síntesis endógena que se produce a partir de la influencia de la luz solar (rayos UV) sobre la piel.
La vitamina D obtenida de la alimentación, la endógena o aquella proveniente del uso de complementos alimenticios, necesita al menos dos transformaciones para ser biológicamente activa y realizar sus funciones en los tejidos de organismo. A nivel hepático es transformada en 25 Hidroxivitamina D o calcidiol y a nivel renal en 1,25 dihidroxivitamina D o también llamado calcitriol.
Entre las formas complementarias principales de suministro, Ergocalciferol o D2 y Colecalciferol o D3, es esta última la más recomendada y extensamente utilizadas, al ser la más biodisponible y similar a la forma en que se sintetiza en la piel en respuesta a los rayos ultravioletas del sol.

 

Entre sus propiedades, la vitamina D es necesaria para una buena absorción intestinal de calcio y el fósforo, y contribuyen a la salud del hueso y otras estructuras en las que influyen directamente los niveles de calcio en sangre. Ambos minerales y la vitamina D son de los elementos imprescindibles y necesarios para la formación y funcionalidad del tejido óseo del cuerpo. Los niveles de vitamina D favorecen e influencian de forma directa el incremento de los niveles de calcio en la sangre y su metabolismo.
Es conocido como los niveles de vitamina D pueden disminuir en épocas como el otoño o el invierno, debido al poco sol sobre todo en zonas menos tropicales. Esta situación empeora con la presencia de otras condiciones inherente a los hábitos de las personas o a condiciones o enfermedad que disminuyen la toma regular de sol y pueden llegar a frecuencia de exposición inferiores a las habituales recomendadas de al menos de 3 veces por semana y no menos de 15 minutos al día. Estos períodos pueden resultar suficientes para reponer las necesidades diarias de la vitamina D en un adulto sano normal.

Estas condiciones pueden verse afectadas en casos de pacientes o personas encamadas, o que permanecen mucho tiempo en el interior de las viviendas o espacios cerrados, en enfermos crónicos o en situaciones como la sobreprotección excesiva de la piel con protectores solares, todo lo cual contribuye al déficit de vitamina D y sus consecuencias para la salud.
En la actualidad la mayoría de las autoridades sanitarias han dispuesto agregar o fortificar con vitaminas, y específicamente la D, a diversos alimentos con la finalidad de prevenir y trabajar las diversas y variadas causas del déficit, a partir de mejorar los aportes diarios. La leche, los pescados grasos, el hígado de res, quesos, la yema de huevo y los cereales, son los más utilizados en la dieta diaria.
Otros métodos de suplementos o complementos nutricionales pueden ser utilizados sobre todo en aquellos con alteraciones o niveles bajos determinados de algunos de los indicadores del estado o niveles de la vitamina D en el organismo. La más utilizada resulta la determinación de la forma 25-hidroxivitamina D, ya que puede evidenciar falta o niveles disminuidos de la vitamina D liposoluble.
Cifras inferiores a 30 nm/L (12 ng/ml) son reconocidos como bajos para las necesidades metabólicas del cuerpo. Los requerimientos si bien dependen de la edad y condiciones como el embarazo la lactancia o alguna enfermedad asociada ya en el actualidad se reconoce el beneficio de aportes preventivos de vitamina D en situaciones y enfermedades crónicas como el cáncer o las afecciones cardiovasculares.

Por lo general se reconocen necesidades de aportes extras de vitamina D a lo cual contribuyen los complementos alimenticios, la dieta equilibrada o variada y un estilo de vida saludable que aporta el tiempo de exposición al sol necesarios o suficientes para evitar el déficit.
Entre los usos más frecuentes de suplementos de la vitamina D3, se orientan al déficit (raquitismo), la osteoporosisosteomalacia, o hiperparatiroidismo, entre otros trastornos con base al metabolismo defectuoso del calcio, y otros minerales estrechamente relacionados con el metabolismo de la vitamina D y el fortalecimiento del tejido óseo.
De las aplicaciones más extendidas, la prevención de las fracturas en las personas con riesgo de fractura ósea, en personas mayores o pacientes de largo tiempo de hospitalización, institucionalizadas, diabéticos, o en la insuficiencia renal, entre otros.

Otros usos y dosis.
La vitamina D ayuda a nivel de sistema nervioso a mejorar el estado de ánimo y la función psicológica normal, potencia la inmunidad, o las defensas y disminuye los procesos inflamatorios en artritis o artritis reumatoidea. Contribuye a prevenir síntomas neurológicos asociados a la esclerosis múltiple, el Parkinson y otras demencias. Mejora la resistencia a insulina en la diabetes tipo I y se promueve su uso en la prevención y terapia asociada a diferentes tipos de cáncer con buenos resultados.
Los beneficios de la complementación con vitamina D han sido estudiados y evaluados a diferentes dosis y curvas de aportes diarios. Aun cuando no existe definición sobre la variedad de enfoques sobre las dosis a utilizar en la amplia lista de beneficios que resultan del uso, muchos autores reconocen la relación riesgo- beneficios que derivan del aporte de diferentes aportes de vitamina D, respecto a los riesgos que entrañan las dosis máximas permitidas o las de aparición de reacciones adversas indeseadas que pueden ocurrir sobre dosis de hasta 10 000 UI días.
En general, la cantidad diarias recomendadas (CDR) se han establecidos según la edad o grupo de riesgos y con ello pueden resultar suficientes dosis de hasta 600 o 1000 UI al día u otras como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), que al igual que diferentes publicaciones científicas establecen límites aceptables diarios de consumo para la vitamina D de hasta 5000 UI para una dieta variada de alimentos de origen animal y vegetal.

Vita D3® es especialmente formulado a potencia y niveles de dosis recomendados de 5000 UI diarios. Es recomendable con el objetivo de mejorar la evaluación y posibles efectos potenciales esperados de su uso, partir de mediciones de los niveles de vitamina D en sangre, o de indicadores indirectos como el calcio, ya que resulta beneficioso poder asociar los requerimientos y las dosis y efectos esperados de estabilidad de los niveles de vitamina D en el suero.

INGREDIENTES:

Por 1 cápsula:

 

  • Vitamina D3 (Colecalciferol – de Lanolina): 5000 UI.
  • Agente de recubrimiento (gelatina, agua, glicerina) y aceite de oliva

La vitamina D contribuye al mantenimiento de los huesos en condiciones normales y al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Tomar 1 cápsula cada 2 días con una comida que contenga grasa o según recomendación del nutricionista.

 

Cantidad diaria recomendada: 1 cápsula al día.

Presentación: Envase por 120 cápsulas de 405 mg.

Almacenamiento y conservación: Mantener en lugar seco y fresco.

Puede ocurrir alguna variación de color de este producto. Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustituto de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable. No superar la dosis diaria expresamente recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños.

Fabricado en una instalación GMP que procesa proteínas de leche, de soja y de huevo, gluten y frutos secos. Puede contener trazas de gluten, leche, huevo, soja, pescado y crustáceos.

  • Presentación Cápsulas

Productos relacionados

AVISO IMPORTANTE

La información contenida en nuestra web tiene mero carácter informativoNo puede ser considerada como sustitutiva de la prescripción, diagnóstico o tratamiento médico.
Los resultados de los complementos nutricionales pueden variar en función de la persona.
Consulta con un especialista siempre que estés buscando un tratamiento o tengas dudas con respecto al mismo.